¿Cómo manejar los típicos momentos incómodos relacionados con el dinero?

Todos hemos pasado por situaciones incómodas relacionadas con el dinero: como cuando sales con tus amigos y descubres que el restaurante que eligieron es demasiado caro, o cuando en la caja de pago te rechazan tu tarjeta en público, o cualquier otra similar.

No te preocupes, con estos tips te ayudamos a manejar o superar esos momentos incómodos.

Tu tarjeta fue rechazada

Todo el mundo odia cuando su tarjeta es rechazada en público. Pero no te preocupes, todos pasamos por eso en algún momento de nuestras vidas. Si tienes otra manera de pagar, simplemente sigue adelante. Recomendamos no decirle a la tienda o al restaurante que vuelvan a utilizar la misma tarjeta, porque un segundo rechazo es aún más vergonzoso. Y si estás con un amigo y no tienes una segunda tarjeta, envíale el pago a través de Venmo o Paypal y pídele que pague por ti.

Tu compañero de trabajo te debe dinero

Una tarde, le compraste el almuerzo a tu compañero de trabajo. Ya ha pasado una semana y no hay ninguna señal de tu dinero. Por lo tanto, te recomendamos invitarlo a almorzar juntos y hacerle saber en la línea que es su turno para pagar. O envíale un correo electrónico rápido (“Hola, ¿te importaría ir por el almuerzo esta vez? Tengo demasiado trabajo 😉 Muchas gracias!). Si te ignora, envíale una solicitud de pago por Venmo o PayPal, ¡Realmente funciona!

Cenaste en grupo y se dividió la cuenta por igual (y tú sólo comiste una entrada y no tomaste bebidas alcohólicas)

Si sabes que no vas a beber o vas a comer sólo una ensalada, pídele al camarero/camarera con antelación que te haga una cuenta por separado. Otra forma de hacerlo es pagando con dinero en efectivo. Hazle saber a la persona que sugirió dividir la cuenta por igual que sólo tienes dinero para la entrada. Eso sí, nunca olvides incluir la propina o el impuesto.

Alguien te pide dinero y quieres negarte

Nunca debes sentirte presionado por aceptar prestarle dinero a otra persona. Sin embargo, es importante que seas directo y firme al momento de negarte a prestar el dinero. Puedes mencionar: “me encantaría ayudarte, pero en estos momentos no tengo el dinero suficiente para prestar ya que estoy realizando unos arreglos en el hogar”. Si no tienes intenciones de prestar el dinero más adelante, no hagas la sugerencia ya que será más difícil rechazar una segunda vez.

Te ofreciste para conducir y necesitas dinero para la gasolina

Todos los viajes eres tú quien conduce y nadie contribuye para la gasolina. Tienes dos soluciones, pedirle a tu amigo que maneje la próxima vez. O, en la gasolinera, decirle a tu amigo para dividir la cuenta de la gasolina entre todas las personas que están en el auto.

Te invitaron a participar en un regalo grupal para un compañero de trabajo

En el trabajo, todos los meses hay una celebración: un cumpleaños, una despedida, una fiesta de solteros… Si tus compañeros de trabajo te piden participar en un regalo en conjunto, menciona que ya compraste un regalo por tu cuenta.