Invertir vs. Ahorrar: Crecer o Guardar

¿Gano más ahorrando o invirtiendo?

Ahorrar e Invertir son términos similares pero no significan lo mismo. Aún así se complementan. Lo que sí tienen en común es que cuanto antes comiences a aplicarlos mejor.

 Ahorrar es el dinero que tienes a la mano para cubrir gastos imprevistos. En pocas palabras, ahorrar es guardar. Invertir es el dinero que pones a trabajar para que genere mayor rendimiento, sencillamente, Invertir es hacer algo productivo con ese dinero.

El ahorro te da seguridad, es un colchón que te brinda alivio para atender necesidades de corto plazo, pero con muy poca rentabilidad; con la inversión asumes riesgos en busca de  mayor rentabilidad y crecimiento de tu dinero pero los resultados se ven a mediano y largo plazo.

El Ahorro busca darte estabilidad y la inversión te ofrece crecimiento.  Ante estos escenarios, surge entonces la pregunta: ¿Qué hago? ¿Ahorro o Invierto? Y la mejor respuesta es hacer las dos cosas de forma simultánea. El ahorro te permite planificar tu futuro, te ayuda a mantener buenos hábitos financieros para poder invertir parte de esos ahorros. Al Ahorrar vas a tener dinero disponible para usarlo cuando lo necesites mientras que al invertir incrementas el valor del dinero que tienes ahorrado.

Para hacer una inversión se recomienda usar una parte del dinero que, preferiblemente, no salga del presupuesto para cubrir necesidades básicas. A su vez, al invertir puedes incrementar tus ingresos y la capacidad de ahorro sin que afecte las finanzas diarias, gracias los ingresos adicionales que la inversión te puede generar.

¿Cuál vale más?

Una vez aclarados los términos, es importante cuantificar la diferencia económica entre invertir y ahorrar. El dinero pierde valor a medida que pasa el tiempo y esto se debe principalmente a la inflación y a las bajas tasas de interés. Es decir, el poder adquisitivo hoy en día no será igual en diez años, lo que hace poco atractivo conformarse con la seguridad y estabilidad que genera una cuenta de ahorro en los bancos.

Los números hablan por sí solos. ¿Sabes que si hubieras depositado $1,000 en una cuenta de ahorros hace 10 años tendrías sólo $1,080 hoy? Para ser más claros: sólo habrías obtenido 80 dólares de ganancias.  En cambio, si hubieras invertido $1,000 en un portafolio de acciones balanceado, hoy tendrías $2,020. Eso es el doble del dinero, aún después de una de las peores crisis financieras de la historia (2008-2009).

En pocas palabras, Invertir es la mejor manera de ahorrar. Lo ideal es buscar un equilibrio en tus hábitos financieros que te permita designar parte de tus ingresos para ahorrar e invertir.

Expertos recomiendan comenzar a ahorrar con 10% de tus ingresos, y destacan que antes de empezar a invertir debes tomar en cuenta la disponibilidad de tus recursos, el tiempo que puedes comprometerlos y el perfil de riesgo que vas a asumir.

Como ves, ahorrar e invertir se parecen pero no son lo mismo y cuanto más claras tengas sus diferencias mejor podrás planificar tu futuro financiero.