¿Comprar o alquilar una casa?, el eterno dilema…

Los expertos difieren mucho sobre lo que puede ser más conveniente, quizás  la mejor respuesta va a depender más de tus ingresos y de tus planes. Mientras evalúas la opción más adecuada, es importante que respondas las preguntas básicas:


¿Tienes ingresos estables y un buen historial de crédito?

¿Son estables los precios de las casas en la zona que buscas?

¿Tienes dinero para pagar el impuesto a la propiedad, el seguro de la vivienda y los servicios públicos?

¿Tienes planificado quedarte a vivir por muchos años en el mismo lugar?

¿Puedes cubrir el costo de las reparaciones y el mantenimiento?

¿Las posibles ventajas impositivas se adaptan a su situación financiera?.

Lo primero que se debe tomar en cuenta es si estas en el momento adecuado para tomar esta decisión. Comprar una vivienda puede ser una de las inversiones más importante de tu vida. Es por eso que se debe evaluar a fondo el proceso porque va a tener un impacto en su bolsillo por mucho tiempo. La vivienda por lo general representa el principal patrimonio familiar. El tipo de vivienda que compras y su ubicación van a influir en tu calidad de vida.

Para tomar la mejor decisión es bueno poner en una balanza los pro y los contra.

Comprar:

  1. Es una buena inversión a largo plazo.
  2. La hipoteca obliga a ahorrar mensualmente.
  3. Si compras bien, a largo plazo tendrás una propiedad que se revaloriza con el tiempo.
  4. Una vez saldada la deuda hipotecaria, no pagarás más cuotas ni alquileres.

Los contra:

Al comprar una vivienda se debe tomar en cuenta no solo el precio de la propiedad. Los gastos adicionales como la inicial y los costos de la operación representan un golpe fuerte al presupuesto familiar. Los bancos pueden prestar 80% del valor de la casa, el comprador debe cubrir el 20% restante, más el 10% de los gastos operativos, además de los intereses que se generan los primeros años de la hipoteca. Además, si solo planeas vivir por menos de 5 años en ese lugar, todas las cuotas de hipotecas que habras pagado sera de puros intereses y no habrás amortizado nada de la deuda, por lo que le deberas el monto completo del préstamo al banco, en ese caso no estás mucho mejor que alquilando.

Alquilar:

  1. Al alquilar una casa te ahorras,  además de las cuotas de la hipoteca, el costo de los seguros de hogar, impuestos, mantenimiento y gastos de comunidad.
  2. También evitas pagar la serie de gastos asociados a la compraventa y formalización del préstamo hipotecario, que corren normalmente a cargo del comprador.
  3.  Te puedes mudar con más facilidad.

Los contra:

Muchos opinan que al alquilar estan tirando el dinero.

En la página de Finanzas para todos ofrecen la calculadora especial que te ayudará a sacar tus cuentas: calculadora “comprar o alquilar”.

Lo mas importante es que la decision que tomes se adapte a tu situación económica, pero también hay que entender que a veces hay que tomar riesgos y salirse de la zona de confort para avanzar.