La revolución de las inversiones pasivas en Wall Street

Las inversiones pasivas a través de Índices y ETFs están transformando cómo invierten las personas.

De acuerdo a las declaraciones de Larry Fink, el CEO de BlackRock, uno de los gestores de fondos de inversión más grandes del mundo, con más de $5.7 trillones de activos en su cartera (si, trillones!), las inversiones pasivas en índices y ETFs están cambiando a Wall Street, incrementando el acceso y reduciendo los costos de inversión para las personas comunes.

Esto le esta causando problemas a los gestores de fondos de inversión activos, que típicamente cobran unas altas comisiones, ya que cada vez se les hace más difícil justificarlas, pues en muchas ocasiones los índices y ETF dan mejores resultados.

“Yo creo que es solo el comienzo” afirma Fink, “pues solo un 10% de la capitalización global de los mercados están representados en Índices y ETFs.”

Por su parte, Jack Bogle, el fundador de Vanguard Funds, quien maneja $4.0 trillones en inversiones, (si, trillones!), señala que “solo los mejores gerentes de fondos de inversión activa serán capaces de mantenerse en el negocio en los próximos años.”

 

Activo vs. Pasivo

Pocos debates levantan tanta polémica en la comunidad financiera como las ventajas y desventajas entre inversión activa y pasiva, así que veamos brevemente en qué consiste cada una de ellas.


La inversión activa
tiene por objetivo superar la rentabilidad promedio del mercado, el cual esta representado en la forma de un índice (como por ejemplo el Dow Jones o el S&P). Es decir, se espera que el gestor activo, tenga un porcentaje de retorno mayor al porcentaje de retorno del índice S&P, por ejemplo. En este caso el gerente de inversiones escoge individualmente cada acción en su portafolio, y se espera que con esta estrategia logre superar al índice correspondiente. Volviendo a nuestro ejemplo, en el 2016 el gestor activo tendría que haber tenido un retorno superior al 9.8% en sus inversiones, pues ese fue el retorno del índice S&P 500. Hay múltiples formas de hacer inversiones activas, incluyendo el análisis de tendencias macroeconómicas, el análisis técnico y el análisis de precios y valor económico de las empresas, por nombrar algunas. La gestión activa requiere mucho tiempo y conocimiento que no están al alcance de la mayoría de inversores, por lo cual la forma más efectiva para los pequeños inversionistas es participar a través de un fondo de inversión activo (conocidos como fondos mutuos), para lo cual deben pagar en muchas ocasiones elevadas comisiones o fees.

La inversión pasiva tiene como objetivo igualar la rentabilidad del mercado y para ello usan portafolios que replican un índice específico. Es decir, el gestor se ocupa de que las inversiones que maneja reflejen fielmente los movimientos del índice. Dado que hay menos análisis involucrado y el proceso de toma de decisiones es más sencillo, las inversiones pasivas se pueden manejar de forma automatizada y a muy bajo costo. Este es un beneficio que se le transfiere a los pequeños inversionistas que por lo general pagan unos fees mucho menores.
En Dvdendo pensamos que la mejor opción para nuestros inversionistas es la inversión pasiva, ya que para la mayoría de las personas que no tienen el tiempo o el conocimiento, es la mejor alternativa. El argumento es más convincente si tomamos en cuenta la evidencia empírica que demuestra que solamente cerca de un 10% de los fondos de gestión activa superan a su índice. Es por ello que nuestras estrategias de inversión están diseñadas alrededor de portafolios pasivos compuestos por ETFs, los cuales proveen una gran diversificación con liquidez inmediata y a muy bajo costo.

La filosofía de inversión de Dvdendo se basa en el principio de que con paso pequeños pero consistentes, a lo largo del tiempo, se pueden lograr grandes resultados, y pensamos que las inversiones pasivas son la mejor forma de alcanzarlos.

Dvdendo App