¿Cuando es el mejor momento de invertir?

No escuches todo lo que lees cuando se trata de invertir.

Los medios de comunicación muchas veces nos hacen pensar que hay docenas de razones para comprar o vender acciones en el mercado de valores, pero lo que los datos demuestran, en la mayoría de las veces, es que lo mejor es apegarse a una estrategia de inversión a largo plazo.
Muchas veces leemos sobre eventos que afectan los mercados de valores, y nos hacemos la pregunta, ¿será este el mejor momento de comprar o vender acciones? La realidad es que todos los inversionistas, desde los más sofisticados hasta los principiantes, siempre están tratando de maximizar sus oportunidades de ganancias, y tratan de entender cuando es el mejor momento de hacer un cambio en su portafolio de inversión.

La realidad es que los estudios demuestran que no hay un buen momento para entrar o salir del mercado, o en otras palabras, de comprar o vender acciones. Si analizamos las inversiones por tipo de activo (por ejemplo, acciones o bonos) por industrias (como energía, tecnología, etc.) o incluso por acontecimientos recientes (ataques terroristas, elecciones, anuncios políticos, huracanes, etc.), la realidad es que todos los que tratan de anticiparse o ganarle al mercado apostando a estos eventos, por lo general terminan teniendo un menor rendimiento en sus inversiones en comparación con aquellos que dejan su portafolio como esta, se acogen a su estrategia original y se enfocan en el largo plazo.

Muchos de los argumentos que causan inquietud y ansiedad a los inversionistas, y que los “tientan” a tomar medidas al respecto (comprar o vender) son los siguientes:

  • El mercado ha subido mucho recientemente y debe venir pronto una corrección (quizás una razón para vender).
  • El mercado está sobrevaluado, asi que no es buen momento para comprar.
  • Los bonos están desfavorecidos en este momento, no inviertas en ellos.

Es natural que razones como esta hagan pensar en hacer cambios al portafolio, pero como mencionamos, por lo general esto sólo tiende a reducir el rendimiento total del portafolio.

Todos somos humanos


Incluso los profesionales de las inversiones más experimentados se ven muchas veces afectados por sus sentimientos personales, y “tentados” a realizar cambios en su portafolio cuando se presentan circunstancias que pueden generar incertidumbre, aun conscientes de que la mejor estrategia es mantener el rumbo y enfocarse en el largo plazo.

Es cierto que muchos de los titulares que vemos en las noticias y que nos causan preocupación a diario, pueden tener un impacto sobre tus inversiones, ya que muchas veces los mercados  tienden a reaccionar (para bien o para mal) a estos titulares. Sin embargo, la realidad es que si les damos el tiempo suficiente, veremos que la mayoría terminan siendo irrelevantes.

Entonces, ¿qué significa esto para el inversor “común”? Incluso si llegaras a “adivinar” correctamente lo que va a pasar y evitar algunas caídas del mercado, ¿se puede realmente diferenciar cuánto es suerte y cuánto es predicción? ¿Crees que serias capaz de replicar una predicción cuando incluso los expertos, con la ventaja que tienen de experiencia e información, se equivocan en muchas ocasiones? Supongamos que logras predecir una caída del mercado y vendes tus acciones antes de que este caiga, ¿Crees que podrías predecir cuál es el mejor momento para volver a comprar? ¿como saber que ya ha tocado fondo?, ¿podrias replicar eso varias veces? ¡Lo más probable es que no!

Es por eso que siempre le recomendamos a nuestros inversionistas que se mantengan firmes con su estrategia, ya que en en el largo plazo los mercados tienden a recuperarse. Pensamos que no vale la pena el riesgo, el tiempo y la energía para tratar de ganarle al mercado, y que lo mejor es enfocarse en el largo plazo y dejar que el tiempo se encargue de “balancear las cargas”.

Hay cosas que no están bajo nuestro control


Quizás las enseñanzas del filósofo Epicteto pueden ayudar un poco aquí. El decía que es importante distinguir las cosas que están bajo nuestro control y las cosas que no, y aconseja a dividir continuamente nuestros momentos de preocupación en dos categorías: las cosas que podemos controlar, y las cosas que no. Epicteto nos recuerda que no debemos molestarnos por las cosas que no podemos influir, como otras personas y acontecimientos externos, y en su lugar sólo centrarnos en nosotros mismos y en nuestro propio comportamiento.

Cada decisión que tomamos requiere que le dediquemos tiempo, energía y atención, lo cual en el tiempo se acumula y nos hace que estemos mejor o peor con nosotros mismos. Más allá de cómo esta filosofía aplica a las decisiones de inversión, debemos adaptarla a nuestra forma de vida y hacer el mejor uso de este tiempo y energía tan preciado.

Invertir nuestro tiempo en compartir con familiares y amigos, en tu salud mental y física, y en las cosas que nos apasionan, genera un rendimiento aún mayor que cualquier ganancia del mercado financiero. Dedicarnos un poco a desarrollar nuevas habilidades, a mejorar las que tenemos, es definitivamente mucho más gratificante en cuanto a calidad de vida se refiere, pues estas invirtiendo tu tiempo y energía en cosas que sí están bajo tu control. ¿Y en cuanto a los movimientos del mercado y cuando es mejor invertir? Como te dijimos, apégate a tu plan de largo plazo y dedicate mejor a tratar de llevar una vida más plena y satisfactoria, ya que si no lo logras, eso sería peor que cualquier caída del mercado de valores.