El único “centimultimillonario” del mundo puede ser tu socio

 

Como muchas de las historias memorables al hablar de negocios, la historia de Amazon también comienza en un garaje. Jeff Bezos fundó este gigante en un espacio cerrado, sin mucha ventilación y con una estufa de esas grandes, negras y abultadas en el centro, en donde el propio Bezos construyó los primeros dos escritorios a partir de puertas compradas en Home Depot.

Primero él mismo financió la empresa con 10 mil dólares de su propio bolsillo, luego con 84 mil más obtenidos de algunos préstamos sin intereses. La idea inicial era vender libros, pero no tardó mucho para que Amazon se convirtiera en “la tienda de todo”. Hoy Amazon ocupa un complejo de varios edificios, en el que más de 40 mil empleados conviven en el barrio de South Lake Union, en el corazón de la ciudad de Seattle.

La fundación de esta empresa se considera “icónica” para la era de Internet, fincada en un momento antes de que se produjera la burbuja .com de la cual, Amazon fue uno de los grandes sobrevivientes.

¿Qué es lo que hace diferente a esta compañía que ha convertido a su fundador no solo en el más rico del mundo sino en el único con una fortuna de 12 cifras? Bezos lo resume así: “Estamos centrados en el consumidor, estamos orientados en el largo plazo y nos gusta genuinamente inventar. La mayoría de las compañías no son esas cosas, están enfocadas en el competidor más que en el cliente y quieren trabajar en cosas que pagan dividendos en dos o tres años”.

La empresa se hizo pública –es decir, empezó a cotizar en bolsa– tan solo tres años después de fundada, en 1997, y ha visto crecer el precio de sus acciones de manera desorbitante. En un inicio costaba alrededor de 18 dólares y hoy se cotiza en 1.531.

¿Qué es lo que hizo a Bezos rebasar a Bill Gates, el fundador de Microsoft, el cual llevaba ya 18 años en esa posición? “Un impresionante aumento de valor en 59% de la acción de Amazon durante los últimos 12 meses”, diagnostica Forbes. Si bien el aumento ha sido muy grande en este último año, la acción de Amazon ha multiplicado su valor a lo largo de su historia, por lo que cualquiera que haya hecho una inversión en Amazon durante sus inicios, aunque sea pequeña, puede hoy tener una cantidad considerable de dinero que muy probablemente lo podrá mantener seguro durante la época de retiro.

Así, veinticuatro años pasaron para que Bezos se convirtiera en el único “centimillonario” de la historia, es decir, aquel que posee una riqueza estimada de más de 100 mil millones de dólares y en la Tierra, solo hay uno con certeza: él.

De acuerdo con el conteo de Forbes de este año, dado a conocer hace unos días, el fundador del gigante Amazon se convirtió en el único hombre en la historia que ha logrado una acumulación de riqueza de 12 cifras y que la mantiene hasta hoy.

Bezos es conocido por ser un hombre creativo, que soluciona problemas y que está casi obsesionado con enfocarse en las necesidades del cliente. Dirige desde hace más de 20 años esta empresa de retail que se ha encumbrado como una de las más innovadoras, y una de las grandes cosas que puede traernos Amazon –además de casi cualquier producto a la puerta de nuestra casa– es la posibilidad de convertirnos en socios y partícipes de su crecimiento. Lo mejor es que no solo esta empresa ofrece esta posibilidad, sino que todas las empresas que hoy cotizan en bolsa, no solo en la de Estados Unidos, sino a nivel mundial, pueden hacer a cualquiera que así lo desee, partícipe de su crecimiento y por consiguiente, de sus ganancias.

Es importante tomarlo en cuenta porque a menos que seas heredero de una fortuna o de que fundes una empresa igual o al menos tan innovadora y rentable para que te permita amasar considerables cantidades de dinero, solo hay una forma de acumular de manera considerable capital a través del tiempo: Invirtiendo en bolsa de manera consistente y constante.

Basta ver la lista de multimillonarios a nivel mundial: Bezos fundó Amazon; Bill Gates lo hizo con Microsoft; Warren Buffett empezó de cero y construyó Berkshire Hathaway a través de invertir en bolsa; Bernard Arnault, el cuarto en la lista, es un francés que ha amasado su fortuna haciendo negocios también y el quinto, Mark Zuckerberg, se hizo multimillonario a través de la fundación de una empresa, Facebook. La lista continúa y no hay sorpresas: Ninguno de los multimillonarios a nivel mundial se ha hecho trabajando para alguien más. Han sido la herencia, los negocios o la inversión en bolsa las fuentes de la riqueza para todos. En su mayoría estas dos últimas.

Por fortuna, una de esas tres está disponible por solo $5 y al alcance del celular. Invertir hoy es muy fácil y automático y puedes empezar ya.