Si tu plan de retiro eran tus hijos, olvídalo que hay una estrategia mucho mejor

Que los hijos mantengan a los padres no es nada nuevo en la cultura latina. Es un camino al que hemos estado acostumbrados desde hace muchas décadas, pero el cual nos reporta muchas desventajas, tanto para hijos como para padres. Estos últimos están atenidos a lo que los hijos quieran o puedan dar (si es que pueden) y los primeros ven mermada su capacidad de acumulación de riqueza y de preparación para su propia jubilación, entre otros perjuicios.

Por desgracia, las cifras apuntan a que pocos se siguen preparando para este momento de la vida: Solo 26% de las familias hispanas tienen una cuenta de ahorro para el retiro, de acuerdo con el Economic Policy Institute.

Pero esto no tiene por qué seguir siendo así. Piensa en qué te gustaría hacer cuando te retires. Pasar un buen rato tomando el sol en una hermosa playa suena bien.¿Cuál es entonces el siguiente paso? ¿ahorrar?

De acuerdo con un análisis de Business Insider basado en cifras de la Federal Reserve’s Survey of Consumer Finances, los ahorros totales de los habitantes de Estados Unidos aumentan a medida que va aumentando su edad. Mientras que quienes tienen 35 años o menos tienen un ahorro medio de mil 580 dólares, aquellos que tienen entre 35 y 44 tienen 5 mil dólares.

De inicio este ahorro no se escucha tan mal porque al menos se está haciendo algo bueno relacionado con las propias finanzas, pero, ¿ahorrar es suficiente para alcanzar nuestras metas a largo plazo como el retiro? Los expertos en finanzas personales apuntan a que no y a que ahorrar de hecho hará que tu dinero pierda valor en el tiempo, mucho más en todo lo relacionado al largo plazo.

Esto debido a que tienes en contra varios aspectos, entre ellos la inflación –ese fenómeno que hace que los precios de los productos y servicios suban a través del tiempo– y los impuestos que hay que pagar por ello. Así que imagina que dejas tu dinero en la cuenta de banco 30 años en espera del momento de tu jubilación. Por ejemplo, para mayo de 2018, la inflación de los últimos meses fue de 2.8%. Es decir, que si depositaste dinero en tu cuenta en mayo de 2017, tu dinero ya perdió al menos 2.8% de su valor. Y así sucesivamente. Así que después de 30 años, tu dinero terminará valiendo mucho menos que cuando empezaste la difícil tarea de ahorrar.

A la hora de acumular capital, que dediques a aumentar la cantidad poco a poco cada mes y que escojas un buen lugar para colocar tus recursos es crucial para tener buenos resultados. Si ahorrar no es la solución, ¿cuál sería la mejor opción? En esto también coinciden los expertos: Invertir es la única manera en la que tu dinero crecerá a largo plazo.

Existe una gran variedad de instrumentos pero si no eres experto, la recomendación del hombre más rico del mundo por invertir en bolsa, Warren Buffett, puede ayudarte: Comprar un fondo cotizado (Exchange Trade Fund, ETF, por sus siglas) de bajo costo que replique el índice más popular y más transaccionado de la historia, el Standard & Poors 500, el cual replica el comportamiento de las 500 empresas más significativas de Estados Unidos. Para explicarlo de la manera más sencilla, un fondo cotizado es un instrumento que está compuesto de varios “pedazos” de varias empresas y que al adquirirlo te hace dueño de varias compañías y no de una sola, como sucedería con una acción de bolsa, lo cual hace también que el riesgo baje de manera drástica.

Comprar este tipo de instrumentos de manera sostenida a través del tiempo es una de las mejores formas de prepararte para ese descanso en la playa que tanto te mereces para cuando llegue tu retiro.

En Dvdendo te proporcionamos la herramienta que necesitas para lograrlo. Te permite invertir a partir de cinco dólares y luego automatizarlo y dejar que tu dinero crezca.