Invertir en bolsa hoy: 4 claves para enfrentar exitosamente a la volatilidad

Quizá una de las palabras más repetidas estos últimos meses para referirse al mercado de valores sea la de volatilidad. El año pasado no fue el mejor para la bolsa de valores ya que vio sus principales índices disminuir a niveles de hace una década. Y pareciera que no es un momento puntual, sino que se convertirá durante algún tiempo en el estado de las cosas.
“Necesitamos prepararnos para los mercados volátiles. Creo que el nuevo nombre del juego de hoy en adelante es: La volatilidad es el nuevo estatus normal”, señaló a CNN hace poco tiempo Savita Subramanian, directora de estrategia en Bolsa de Bank of America. No para los próximos meses, sino muy probablemente para los siguientes dos años. Sin embargo, no es una mala noticia.
Estos tiempos de volatilidad hacen pensar y repensar la necesidad de invertir en bolsa. Pero para tomar la decisión conviene conocer que hacerlo es una de las únicas maneras de hacer crecer tu dinero en el tiempo y de alcanzar la seguridad financiera. “¿Cuántos millonarios conoces que se hayan convertido en ricos invirtiendo en cuentas de ahorro? Con eso está todo dicho”, sostiene Robert G. Allen, un especialista financiero y autor de varios bestsellers, entre ellos, “Multiple streams of income. How to generate a lifetime of unlimited wealth”.

Y aunque el propósito de tu vida no sea volverte millonario, invertir en bolsa es una de las maneras que te ayudarán a dormir tranquilo. Allen sostiene que no hay que poner los mismos huevos en una sola canasta en lo que respecta a ingresos, es decir, que diversas fuentes de ingresos te ayudarán a alcanzar la seguridad financiera. Según su teoría existen tres “montañas de dinero”: las inversiones, las bienes raíces y lo que él llama, “marketing”, que es en realidad hacer negocios, de cualquier manera.
Así que este puede ser un buen momento para empezar a invertir y para que lo hagas bien, te dejamos cuatro claves que no tienes que dejar pasar.

¿Minusvalías o pérdidas? Ten clara la diferencia

La volatilidad no necesariamente se trata de una mala noticia, sobre todo si se tienen claras dos palabras del glosario de inversiones: pérdidas y minusvalías. Para aquellos inversionistas que se dejaron llevar por el pánico y decidieron vender, las minusvalías (disminución de valor de una inversión) se convirtieron en pérdidas; para aquellos que no, las minusvalías se quedaron simplemente como eso y, debido al comportamiento histórico del mercado, muy probablemente estas ya se habrán recuperado o si no lo han hecho, lo harán en los próximos meses o años. Una y otra vez el mercado de valores ha demostrado que puede superarse a sí mismo, solo hay que dejar pasar el tiempo para que esto suceda.

Largo plazo sí o sí

Es común la creencia de que invertir en bolsa es riesgoso, pero solo lo es si no lo haces de manera reflexiva. Para entenderlo es importante comprender bien el significado de la frase: “A mayor riesgo, mayor rendimiento”. Es una frase que se utiliza para explicar la relación entre estas dos variables y es muy importante de entender cómo interactúan una con otra para escoger de manera correcta los instrumentos en los cuales invertir.
El riesgo no se refiere necesariamente a perder, sino que, puede decirse, es una manera de medir la volatilidad. Mientras que un bono de gobierno se le considera de bajo riesgo, invertir en bolsa se le considera de más alto riesgo. Sin embargo, no quiere decir que al invertir en esta necesariamente se va a perder, sino más bien que las fluctuaciones en el valor de los instrumentos tendrán una mayor variación día con día. Y aquí entra la importancia del largo plazo. El comportamiento histórico de la bolsa apunta a que esta tiende a bajar, pero así como baja después de un tiempo tiende a volver a subir, no solo a los niveles antes alcanzados sino mucho más allá. Para no perder, es necesario impedir que las minusvalías se conviertan en pérdidas, es decir, resistir la tentación de dejarse llevar por todas las emociones negativas que se desatan a la hora de un momento de volatilidad y atender primero a la razón y a la calma.

Primero la cabeza y luego el corazón

La segunda clave para invertir sabiamente en bolsa es la de hacerle caso a la razón primero, antes de a la emoción. El mercado de valores es un lugar en el que confluyen muchas personas tomando decisiones, y frente a un entorno volátil, estas decisiones en muchas ocasiones suelen ser no las más adecuadas. Muchos especialistas –incluido Warren Buffett, el mayor multimillonario por invertir en bolsa– coinciden en que hacerle caso a la razón es una de las principales características que hacen a un inversionista un buen inversionista. “Lo peor que se puede hacer en un mercado volátil es vender en un momento emocional o de pánico. Esa es la ruta hacia los bajos rendimientos”, sostiene Savita Subramanian de Bank of America.

Diversificar como mantra

Es una recomendación que se da una y otra vez: No pongas todos los huevos en la misma canasta porque no quieres perderlo todo si algo sale mal. Colocar tus fondos en distintos instrumentos como acciones, bonos de gobierno o commodities como el ojro, por ejemplo, es esencial; pero también lo es considerar otras alternativas de inversión como los fondos cotizados (ETFs, por sus siglas en inglés). Es una manera de diversificar sobre la diversificación; los fondos cotizados son fondos formados por “cachitos” de empresas y que cotizan como una acción, por lo que al comprar estarás comprando un pedazo de las muchas empresas que lo componen.
Si estás listo para empezar a invertir,  lo puedes hacer a partir de 5 dólares. Descarga gratis la app de Dvdendo en la App Store o en Google Play.