Piensas que tu retiro está “en manos de Dios”? No eres el único, ¡Tienes que leer esto!

“Yo le pido a Dios que me dé suficiente fuerza para trabajar hasta el último día de mi vida porque no quiero depender de nadie”. “Le pido a Dios que yo pueda hacer todo por mí mismo para no depender de mis hijos”. “A veces me preocupo (por mi retiro), pero me digo a mí mismo que Dios no me va a dejar morir de hambre”.

No son frases inventadas. Es lo que algunos de los encuestados contestó al cuestionarles sobre su retiro. La fe religiosa es un tema que sale a relucir a la hora de preguntarnos a  los latinos que vivimos en Estados Unidos sobre este momento de nuestra vida. Nosotros no queremos depender de nuestros hijos y solemos confiar en que Dios nos dará las fuerzas para seguir trabajando hasta el último día de nuestra vida. En general, esperamos no tener que depender de nadie a pesar de que a veces no tenemos ahorrado lo suficiente o de ni siquiera tener un plan de pensiones activo.

Un estudio realizado hace un tiempo se dio a la tarea de preguntarle a latinos de mediana edad o de edad avanzada y de bajos ingresos sobre lo que pensábamos acerca del momento en el que tuviéramos que retirarnos, y los resultados fueron muy ilustrativos para entender cómo entendemos este momento de vida y lo poco que estamos preparados para cuando llegue.

En general, los resultados demostraron cómo los factores culturales y de comportamiento, tales como experiencias familiares, religiosidad y la negación al retiro, explican la falta de ahorros y de preparación para el retiro, sostiene este análisis, titulado “Retirement Planning among Hispanics: In God’s Hands?”. Además, nosotros queremos ser independientes para seguir trabajando hasta que seamos capaces de hacerlo y, a pesar de que nosotros les damos dinero a nuestros padres, no queremos depender de nuestros hijos.

“En vez de ello, los participantes ponen su supervivencia en manos de Dios”, explica el estudio.

Nosotros somos vulnerables por varios frentes, no solo por lo que nuestras creencias pudieran condicionarnos a la hora de prepararnos para este momento tan importante de la vida como es el retiro.

Somos menos propensos que los trabajadores anglosajones a tener cobertura de un plan de retiro proporcionado por algún empleador, además de que –por distintos factores– los hogares latinos tienen “sustancialmente” menos ahorros para el retiro que los hogares anglosajones. Cuatro de cinco hogares latinos tienen menos de 10 mil dólares en ahorro, comparado con uno o dos de los hogares anglosajones que están en esta situación, según explica otro análisis, titulado “Latinos’ Retirement Insecurity in the United States”, realizado por Unidos US y el National Institute on Retirement Security.

Esto es sumamente relevante en un contexto en el que nosotros cada vez nos volvemos un grupo más relevante en la población de mayor edad. Para 2060 se espera que conformemos 21.5% de la población, de acuerdo con un documento del Departamento de Salud y Servicios Sociales de Estados Unidos.

Por desgracia, los latinos no la tenemos fácil en este tema, pero es necesario comenzar a transformar nuestra posición respecto ya que esto podría significar un cambio drástico en nuestro futuro. Es necesario ahorrar, pero no solo eso, sino que es esencial también considerar alternativas para hacer crecer estos ahorros y que estos puedan ser suficientes a la hora de llegar a la edad de retirarse.

Por ejemplo, invertir en bolsa, poner un negocio o comprar una propiedad que pueda darte una renta que supere a todos los gastos que tienes que hacer por la tenencia de esta. Las tres son formas que te pueden ayudar para este propósito, pero el inconveniente es el alto costo de entrada que suponen estas dos últimas.

La única que te permite hacerlo a un bajo costo es invertir en bolsa. Es una manera en la que tus recursos tendrán la posibilidad de crecer a través de los años si tienes la paciencia para permanecer a largo plazo.

¿Ya te animaste a comenzar a trabajar por tu retiro? Si es así, en Dvdendo te damos las herramientas que necesitas para empezar. Tú decides el monto con el cual empezar. Descarga gratis la app de Dvdendo en la App Store o en Google Play.